The Estate of Anonymous (I traducción)

[...]

Este primer capítulo del programa The Estate of Anonymous supone una declaración de principios acerca de los modos e intereses que éste adopta acerca del campo de trabajo que se da como objeto. Por tanto, la consideración del relato como elemento fundante del concepto de representación que aquí se articula implica tanto una marcada literaturización del proyecto como una fuerte carga narrativa en la producción visual del mismo, que atiende a géneros que van desde la apropiación de portadas de libros a la adopción del retablo barroco como modo instalativo de aparición del discurso plástico, pasando por el empleo de secuencias fotográficas o citas directas a la historia del arte, a la literatura o al cómic. En este sentido, es particularmente significativa la presencia del texto […], que, con autoría de Polaroid Star, da carta de existencia a la figura de Anonymous como fuente argumental de todo el proceso y a Carlos Miranda como traductor en imágenes de sus ideas. En esta primera fase del programa también aparecen ya líneas que tendrán su continuidad a lo largo de futuros capítulos, como el interés por el plano lingüístico de la representación, la recurrencia de puros significantes (el arabesco, el decir del loro), la oposición/confusión de texto e imagen, la fragmentarización de la continuidad visual de la lectura -con grandes espacios vacíos (hiatos) en contraposición a la alta concentración figurativa en los espacios ocupados- o, especialmente, la remisión del sentido a una ausencia. De ahí el título de la exposición, que hace referencia al grueso relato ausente del cual se extraen las citas que podemos leer: lo presente son indicios de una historia que está siempre en otra parte.

 

Diseño web © Trehundrafemti Design